LÍMITE DE JUGADORES EXTRANJEROS EN SUPERLIGA

momento de juego

¿Qué criterio se debería tener en cuenta para determinar el número de jugadores extranjeros por equipo permitido en nuestra liga?

Durante los últimos años, los planteamientos aprobados por federación y clubes sobre la limitación del número de extranjeros por equipo, han ido variando casi cada temporada. Entramos en una nueva etapa condicionada por la crisis económica en la que posiblemente, la mayoría de los clubes se vean obligados a variar su criterio de contratación o filosofía de equipo.

¿Tendría que variar nuevamente la normativa correspondiente al número de jugadores extranjeros por equipo permitido en nuestra liga? ¿Qué criterio se debería tener en cuenta?

Mi opinión es que, la fórmula actual es buena dado que obliga no sólo a la contratación de jugadores nacionales sino que les asegura el rodaje en competición necesario para su progresión. Y a su vez permite completar plantillas con jugadores extranjeros de mayor o menor calidad. Algo necesario debido al escaso número de jugadores españoles con un perfil acorde con la exigencia del voleibol profesional.

Pero daría una vuelta de tuerca más (en previsión del posible éxodo de aún más jugadores españoles de nivel a ligas extranjeras) dejando provisionalmente la obligación de licencias nacionales en pista, en dos en lugar de las tres actuales.

¿Cuál es vuestra opinión?

2 pensamientos en “LÍMITE DE JUGADORES EXTRANJEROS EN SUPERLIGA

  1. Yo creo que dadas las circunstancias especiales por las que atravesamos, no sería descabellado que los clubes españoles pactaran un limite incluso mayor de licencias nacionales en pista, quizá de hasta cuatro jugadores.

    Presumiendo que los jugadores nacionales son más baratos y de menor calidad –es una presunción muy arbitraria, pero entendamos que un club solo fichará a un extranjero pagando el correspondiente transfer si es claramente mejor que su correspondiente nacional–, limitando el número de extranjeros fichables estaremos homogeneizando el nivel general de los equipos, haciendo una competición más igualada, aunque sea a la baja, lo que seguramente producirá mayor seguimiento por los aficionados –por haber más equipos aspirantes a cada título–, y desincentivamos el inflado de los presupuestos de los clubes, que escapan hacia delante firmando a jugadores cuyas retribuciones quizá no estén del todo garantizadas.

    Por otro lado, las normativas a este respecto coartan la libertad de los clubes, y penalizan a aquellos que por seguir una política económica acertada pueden permitirse el lujo de destinar más recursos a incrementar sus fichas.

    Por sintetizar, y en mi opinión:

    Ventajas con más jugadores extranjeros permitidos.

    Mayor nivel deportivo de la competición
    Más libertad a los clubes, soberanos en sus políticas deportivas
    Premio a los clubes capaces de llevar unas cuentas saneadas
    ¿Mayor seguimiento de la Superliga por parte de medios y aficionados extranjeros?

    Ventajas con menos jugadores extranjeros permitidos

    Promoción de los jugadores nacionales
    Homogeneización del nivel de los equipos. Mayor igualdad en la Liga
    Posible reducción de la inflación en los presupuestos de los clubes

    Seguro que hay muchas más.

    • Miguel Angel, gracias por la aportación.

      Tu propuesta me parece interesante y me encantaría coincidir con ella. Me animaría a secundarla si viera en el volley nacional masculino una base de jugadores de nivel medio alto que pudiera soportar este planteamiento. Desgraciadamente no la hay y es algo que nos debe hacer reflexionar. Además de que el jugador nacional ante la crisis que padece nuestro país, comparte la inquietud de salir al extranjero como cualquier otro joven.

      Sólo hay que repasar las competiciones infantiles, cadetes y juveniles en el conjunto de Comunidades Autónomas y contabilizar el número de equipos masculinos que participan en ellas. Son pocos jugadores y no todos están capacitados para afrontar retos ambiciosos en este deporte. La competición por sí sola, no puede compensar carencias importantes a nivel técnico, y mucho menos antropométrico o físico.

      Esta gran diferencia de nivel entre jugadores nacionales, unida al planteamiento que propones, no haría sino agrandar las diferencias entre clubes modestos y poderosos, dado que estos últimos acumularían a la gran mayoría de jugadores nacionales de nivel, quedando limitada la capacidad de movimiento de los modestos por la exigencia de jugadores nacionales.

      Creo que debe existir libertad para optar por planteamientos como el de Vecindario de esta última temporada, con una plantilla eminentemente nacional, o como el de Castellón o incluso Sevilla, contando en sus filas con jugadores foráneos que han enriquecido la liga.

      En cuanto a los presupuestos de los clubes. Los que no cumplían en época de bonanza, no creo que lo empiecen a hacer ahora. Aunque por otra parte, los incumplimientos por parte de la administración pueden dificultar mucho el complimiento de los que sí solían.

      El panorama no me parece muy alentador a corto plazo, pero no creo que ayude una exigencia mayor o menor de jugadores seleccionables…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s